Saltear al contenido principal
La Importancia De Las Salas De Conciertos

La importancia de las salas de conciertos

Hay un gran «por qué» detrás de una sala de conciertos, detrás de una experiencia cultural. En una situación mundial en la cual el sector se ha visto desplazado en un último plano, desde la Salà nos unimos a la iniciativa ALERTA ROJA de este 17 de Septiembre, en solidaridad de todas nuestras compañeras y compañeros que trabajan por un mundo más libre y humano a través de la producción artística.

En nuestro caso, La Salà y las salas de concierto en general son nuestro hábitat natural, un espacio en el cual creamos desde el aprecio, la inspiración, el trabajo en equipo y la justicia social. Fruto del enamoramiento de dos amigas, Maca Salas y Annabel Nadal, La Salà nace para continuar inspirando la libertad en tiempos de restricción, desde la responsabilidad y el conocimiento de que la música es una herramienta catalizadora de empoderamiento, de nuestro sentir y objetivos.

Cultivando una visión positiva y esperanzadora hacia el sector, nuestra balanza se equilibra entre un equipo y puntos de vista muy diversos, en los cuales cada vez es más necesario el diálogo y la construcción colectiva para afrontar estas situaciones de incertidumbre y pensar en nuevos formatos que se adapten a las necesidades y medidas de esta pandemia.

«Se tiene que continuar reivindicando desde la diferencia de qué «somos cultura», haciendo la pedagogía necesaria porque se entienda tanto en la  sociedad, como en la clase política, por una cuestión vital de ganarte el sueldo, pero sobre todo como cuestión colectiva, que abraza el bien común» expone Annabel.

Proponemos y apostamos por la solidaridad y la confianza entre los agentes del sector, entrelazando propuestas de programación, tejiendo redes que nos hagan ser más fuertes y visibles, creando circuitos y ciclos que le den la importancia que merecen las salas de Valencia y del mundo. Que siempre podamos continuar recitando, cantando y expresándonos en estos espacios que nos hacen sentir que estamos vivas. 

De trabajar en acontecimientos multitudinarios y grandes producciones, Annabel y Maca proponen una experiencia reducida, en la cual se equipare el placer de asistir a un concierto, con leer un buen libro, ver una buena película o beber un buen vino. «Que todas estas sensaciones tan personales y bellas de la vida se conviertan en algo colectivo para compartir dentro de este espacio», así brinda el equipo.

Que qué aportan las salas de concierto en la comunidad? Más cultura, más diversidad, más mensajes, más ritmos, más vivencias, más solidaridad, más formas de vivir, más estímulos, todo aquello necesario para continuar construyendo espíritus críticos que se alejan del mainstream y nos haga crecer como sociedad.

Desde la Salà queremos compartir al mundo nuestra esencia, que es intentar mezclar todo esto, mediante la música pero también con otros lenguajes, como las artes escénicas,el cine, la literatura… y hacer del espacio un lugar familiar que se vaya construyendo entre toda esa gran familia, con sus ganas de presente, anhelos de futuro. Y así andar conjuntamente, porque la Salà se construirá escuchando a los de arriba y a los de bajo el escenario, se a decir, entre todas.

Este post tiene 0 Comentarios

Deja una respuesta

¡SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER!

Forma parte de nuestra familia y conoce todas nuestras noticias y programación.
Inscríbete en La Salà e inspírate con nosotros, es tiempo de crear y construir juntas/os

Valoramos tu privacidad, por eso no te enviamos spam ni facilitaremos tu información a ningún otro servicio.

Volver arriba
X